Barcelona Underwater Camera Museum (BUCaM) nació en diciembre 2007 con la adquisición de su primera cámara submarina.

Pocos días antes de la Navidad de 2007, Andrés Clarós descubre en una web de subastas una cámara submarina mítica para hacer compañía en la misma vitrina a las Nikonos II, IV-A y V que él mismo había utilizado durante años. Grave error!! nunca pongas dos objetos o más que te gusten en una vitrina, inexplicablemente comienzan a multiplicarse como “Gremlins silenciosos”…..pero él aún no lo sabía!

Andrés juega un poco con su ordenador, y a continuación pulsa 11 letras que le serán fatales: “Calypsophot”.

Después de la primera Calypsophot, habrá otras del mismo nombre, hasta unas casi cuarenta, pequeñas variaciones son suficientes para que tengan interés de cara a la Historia. El segundo reto fue tener una colección completa de toda la serie Nikonos. Desde la primera Nikonos I hasta la RS, muchas de ellas nuevas y con la caja de origen, actualmente son más de 100 las unidades de Nikonos de su colección incluyendo algunos prototipos.  Además posee todos los objetivos y sus accesorios tanto hechos por Nikon como de otras marcas para Nikonos, incluso los raros prototipos que la casa Marin Solar realizó para la fotografia estéreo con las Nikonos. Todos los modelos de flash, magnésicos y electrónicos realizados para la serie Nikonos. Tubos de extensión y lentes de aproximación para macro de marcas de todo el mundo, y lo más extraordinario es que dispone de un impresionante stock de piezas de recambio, los cuadernos originales para reparar las Nikonos y las herramientas originales de talleres profesionales para Nikonos.

Una vez completada la serie Nikonos, la colección se extiende entonces a las cajas submarinas de todas las marcas. Al principio, la colección se limitaba a las carcasas metálicas, pero pronto llegan también las realizadas en los diferentes materiales utilizados por constructores profesionales y amateurs.

Tambien desde sus inicios la colección siempre ha tenido el objetivo de las cámaras analógicas, es decir aquellas que necesitan guardar la imagen no numérica en un soporte físico bien sea en film (foto o cine) o de banda magnética (video).

Pero a partir de la experiencia surgida en la preparación de las exposiciones, Andrés descubre ,que para explicar la Historia de la evolución de las cámaras submarinas es necesario mostrar al público también las cámaras de hoy día y las previsiones al futuro. Esto representa un nuevo motivo para extender la colección también a las cámaras submarinas digitales.

Desde sus inicios en 2007 y en estos primeros 10 años de existencia se han ido adquiriendo muchas piezas compradas de forma individual a través de canales de venta en internet, pero también se han comprado colecciones enteras procedentes de todo el mundo mediante contacto personal  (Paco Fraile, Christian Petron, Yves Gladu, Claude Rives, “Great” Baldi, Sid Macken…).

 

El público se está dando cuenta de la importancia de preservar un patrimonio tan escaso como éste. Los antiguos buceadores buscan por Internet qué hacer con las cámaras antiguas que tienen y darles una salida útil y digna a “sus tesoros”. Por ello en los últimos años el número de donaciones se ha incrementado de forma importante y en BUCaM hemos abierto una sección para atender las donaciones..

Toda colección ha de tener un principio y un final (en caso contrario es inasumible en tiempo y dinero). Actualmente disponemos entre cámaras y cajas estancas más de 1000 unidades  y varios miles de complementos entre accesorios, piezas de recambio y herramientas, libros, manuales, propagandas….Es el momento para empezar nuestro próximo objetivo: Compartir el conocimiento sobre las cámaras submarinas con el resto del mundo.

Obviamente en esta nueva época, BUCaM no dejará su primera y principal actividad: coleccionar cámaras submarinas y sus accesorios.

 

Extracto en parte del artículo biográfico realizado por Steven Weinberg.